976537784 info@desplayte.com

La abdominoplastia

Es la operación consistente en la extirpación del exceso de piel y grasa abdominal y en la corrección de la flaccidez muscular. Esta situación de exceso de piel y relajación de la pared abdominal se suele dar en pacientes que han tenido aumento de peso y pérdida posterior o en mujeres que han tenido varios e

mbarazos. La abdominoplastia consigue un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha.

La intervención se realiza bajo anestesia general, practicándose una incisión por encima del vello pubiano que se prolonga hacia las caderas. Se libera la piel del abdomen y, si es preciso, se refuerzan con suturas los músculos abdominales. Se tracciona hacia abajo la piel sobrante y se extirpa.

Después de una abdominoplastia el paciente llevará una faja de compresión médica Comfort Wear de Marena, estas prendas cuentan con una innovadora tecnología y diseño que permite acelerar la recuperación de los pacientes. Están clínicamente probadas para reducir la aparición de edemas, hematomas y mejorar el drenaje linfático, maximizando los resultados de las cirugías estéticas y reconstructivas. Las cicatrices alrededor del ombligo y en el abdomen inferior irán mejorando con el transcurso del tiempo. No obstante, en algunos casos es preciso realizar una revisión cicatricial con anestesia local. Más que en ninguna otra intervención de Cirugía Estética vale la frase: “el cirujano hace la sutura y el paciente la cicatriz”.

abdominoplastia-faja.-marena

Como posibles, aunque raras complicaciones, cabe mencionar la pérdida de vitalidad (necrosis) de la piel situada por encima del pubis que puede requerir un tratamiento postoperatorio más prolongado. Igualmente pueden aparecer seromas y/o hematomas que requieran evacuación.

Las prendas recomendadas para este tipo de intervención serían FBA o LGA en el caso de mujeres o la MG para hombres

¿Durante cuanto tiempo debo utilizar una prenda de compresión?

El cirujano determina cuánto tiempo se deben usar las prendas de compresión. Este período puede variar según el tipo y grado del procedimiento, en términos generales, la compresión debe de utilizarse 24 horas al día, 7 días a la semana durante 3 o 4 semanas.